Reseña: Woe – Withdrawal

Woe - WithdrawalY por fin llegamos a una de las razones por las cuales empecé a escribir de nuevo sobre este tema. Woe ha sido durante los últimos años uno de los proyectos más interesantes en el crisol del Black Metal de los Estados Unidos (USBM) que ha estado experimentando con mezclas, sonidos y temas líricos tan diversos que se podría argumentar que ha provocado un renacimiento en el Black Metal mundial. De competir con grandes y reconocidos nombres que van desde Agalloch hasta Deafheaven, Woe tal vez ha logrado finalmente madurar al punto de ocupar un lugar preponderante en el metal moderno gracias a lo que demuestra en Withdrawal.

Su estilo honesto y sin frusilerías ha sido su firma desde que eran un proyecto en solitario de Chris Grigg, y afortunadamente la banda ha madurado a través de diversos estratos y cambios de personal de una manera igualmente elegante y simplificada. Withdrawal extiende también de alguna manera las ideas musicales de su segundo disco Quietly, Undramatically, un Black Metal con un gran respeto e influencia por el sonido de la Segunda Ola, con un alma actualizada para lo que sea que provoque furia en este nuevo milenio. Y vaya que es un disco furioso de principio a fin.

Desde los primeros acordes es claro que Woe aún tiene bastante por qué sentir pasión y rabia. Sorprendentemente claro y accesible para tratarse de Black Metal, el mensaje de Withdrawal toma los puntos más altos de Quietly, Dramatically y les da un tratamiento mucho más intenso e inmediato que lo hecho por Woe en el pasado. Y definitivamente no esta uno cerca de dejar el asombro al terminar la primera pista. Las tres primeras pistas son, desde el punto de vista de composición, las mejores de todo el disco, y me atrevería a decir que son casi perfectas. Sin duda, esto hace que desluzca un poco la segunda mitad, pero afortunadamente esto no significa que las pistas que siguen sean malas. Si hay algo que se mantiene a lo largo del disco es la emotividad casi salvaje con la que inicia y esto vuelve al álbum un trabajo sólido y reflexivo de principio a fin.

De alguna manera esta simpleza de enfoque pone a Woe en contacto con influencias que podrían considerarse un tanto incompatibles al Black Metal a lo largo de Withdrawal, por momentos la angustia del Hardcore Punk, la cadencia rítmica del Thrash y el NWOBHM y la intensidad del Death pueden ser escuchados en el sonido del álbum. Y uno de los triunfos de este disco es que cuando uno parece sentir que estas ideas musicales toman un rumbo un tanto extraño, súbitamente Woe pisa el acelerador y reinicia el asalto implacable del escucha, este equilibrio recalcitrante hace que los 47 minutos de duración del álbum sean una alucinante y sobrecogedora travesía.

Durante mucho tiempo sentí que la pista Full Circle de Quietly, Undramatically era uno de los mejores ejemplos de la evolución del Black Metal moderno, y me complace mucho sentir en este disco a un Woe que ha tomado lo mejor de su trabajo previo y ha construido un gran monumento encima de estos sólidos cimientos, avanzando un poco más la historia del Black Metal y manteniendo la relevancia del género con la misma pasión y fuerza que tuvo a finales del siglo pasado.